Denuncia Pública desde Melipulli

¡Miawpe!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0


Denuncia Pública

Quien suscribe, Cristian García Quintul, presidente de la Asociación Newen Yifken, vengo a presentar esta denuncia pública a todas las instancias de derechos humanos del país y Naciones Unidas.

El día 18 de Septiembre un grupo de aproximadamente 10 personas Mapuche Williche de diversos Lof (comunidades) y asociaciones, caminábamos, algunos con nuestras vestimentas y otros de civil, en dirección a Plaza de Armas de Puerto Montt de forma pacífica, desde la sede de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) ubicada en calle Serena. En el momento de llegar a calle Quillota con Urmeneta comienza a avanzar un contingente de Carabineros que se encontraba custodiando la Catedral, con el propósito de impedir el libre paso por las aceras de las calles de Puerto Montt, ya que en la mencionada esquina forman una barrera.

Al llegar frente a carabineros, se genera un diálogo en el cual el Coronel Luis Ulloa nos impide de forma autoritaria el acercamiento a Plaza de Armas, preguntándonos el motivo de nuestro desplazamiento y sin escuchar argumento alguno responde en forma irónica e irrespetuosa que: “él es quien tiene la autoridad y decide si nos da o no el acceso a Plaza de Armas”, dada esta respuesta , y habiendo varios medios de comunicación, el Lonko Eric Vargas denuncia públicamente el abuso de poder y la violación al derecho de caminar libremente por las calles; posteriormente el Coronel Luis Ulloa da la autorización a viva voz diciendo que podíamos pasar, pero nos miente, porque segundos más tarde grita a los funcionarios de carabineros de fuerzas especiales diciendo “que nos tomen detenidos inmediatamente y seamos subidos al bus policial” ; es en ese momento cuando un carabinero, por detrás me toma del brazo y me golpea dándome un punta pie en mis piernas con el que caigo al suelo e inmediatamente corren varios carabineros para tomarme en anda y forcejeara con el objeto de detenerme, entre ellos llegaron algunas personas de civil, de los cuales no tengo antecedentes si son o no funcionarios policiales que apoyaron en esta detención, recibí muchos golpes en mi cuerpo, luego fui llevado a un bus de carabineros, y estando dentro nuevamente fui golpeado, de pies y puños, agresión realizada por fuerzas especiales.

En esta situación también fueron detenidos, mi hermana, Mónica García Quintul y el Lonko de la comunidad mapuche williche “Willilafkenches” Eric Vargas Quinchaman para ser trasladados a la 2º Comisaría de carabineros, ubicada en la calle Guillermo Gallardo de la ciudad de Puerto Montt; Durante mi detención en la Comisaría y en el transcurso del camino hacia la cárcel fui constantemente amenazado y torturado psicológicamente, se me dijo que mi familia y yo seríamos perseguidos y detenidos las veces que nos vean en las calles, a pesar de no cometer delito alguno, que incluso por verme parado en una esquina sería detenido.

En la comisaria, sin leernos nuestros derechos, ni saber las razones de nuestra detención, nos allanaron despojándonos de nuestras pertenecías y atuendos ancestrales, nos tomaron datos y nos llevaron a constatar lesiones al Hospital Base de Puerto Montt, luego, nos trajeron de vuelta a la Comisaría y nos encerraron en un calabozo.

Estando en el calabozo a mi hermana la volvieron a allanar, le hicieron quitar toda la ropa siendo que anteriormente ya la habían allanado y luego la llevaron al calabozo. Más tarde como a las 14:30 hrs., fueron dejados en libertad, el Lonko Eric Vargas y mi hermana, Mónica García Quintul, sin cargos ni razones que argumenten su detención, sin embargo quien suscribe queda detenido por una supuesta agresión a un carabinero.

Los argumentos de carabineros para mi detención y aplicación de la ley militar son porque supuestamente yo habría golpeado al funcionario con un colihue, (vara larga tipo bambú), pero según lo que indica la prensa local posteriormente incautan un instrumento que yo llevaba en la mano, llamado KUL KUL. De todo esto hay documentos en la prensa escrita y radial.

Posteriormente fui llevado al Recinto Penitenciario de Alto Bonito de puerto Montt, donde pase una noche, para posteriormente, al otro día ser llevado ante la Fiscalía Militar, quien después de escuchar mis argumento me deja en libertad, dado que jamás hubo esa presunta agresión, todo lo cual fue respaldado por videos que captaron el momento de mi detención.

CRISTIAN GARCÍA QUINTUL
PRESIDENTE ASOCIACION NEWEN LLIFKEN

PUERTO MONTT, SEPTIEMBRE 20 DEL 2010.

Tamün srakisuam
¡Miawpe!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *