Indígenas, extranjeros o mestizos – Rodrígo Rodríguez P., historiador osornino

¡Miawpe!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0


Imagen: Diario Austral de Osorno

Un lema recurrente en el último tiempo es el indíge­na, en los ámbitos políticos, social, cultural y acadé­mico. Junto a la reivindicación, aparece lo indígena como un sector aparte de la sociedad, con costumbres y cul­tura distintas al resto de la comunidad. Pero la realidad es di­ferente en el país, en la zona y en Osorno.

La temprana convivencia con el conquistador hizo que perduraran los apellidos de los «indios reyunos» que salie­ron de Osorno, en 1602, y se radicaron en Calbuco junto a los fundadores de esa ciudad. Lo mismo pasó en el resto de Chiloé. Hoy los encontramos en Llanquihue, Chiloé, Palena, Aysén o Magallanes, pero en personas sin rasgos indígenas por el mestizaje de varias generaciones.

Lo mismo ocurrirá en Osorno, a partir de 1792, y en Val­divia desde 1645, cuando ambas ciudades son repobladas. Este mestizaje se repetirá de nuevo con los inmigrantes extranjeros llegados a la zona, en mayor cantidad en la prime­ra mitad del siglo pasado. La integración será por la vía natu­ral o ilegítima, aunque muchos lo hacen por la vía matrimo­nial, siendo todos miembros ilegítimos de estas familias chi­lenas de origen extranjero.

En la provincia de Osorno encontramos a los siguientes: con ascendencia alemana, Comigual Schilling, Marrián Günther, Heimpel Epuyao, Mohr Aucapán, Cayún Weinperger, Keim Huentelicán, Laussen Aucapán, Antillanca Rudolph, Caiguán Heimpel, Caipichún Relmann, Deuma Hein, Huichalaf Zimmermann, Heimpel Llanquilef, Hornig Queu­lo, Huala Kindermann, Loncón Yaeger, Llancar Schneider (a la cual pertenece el ex director regional de la Conadi), Llanquileo Weinperger, Momberg Llaituqueo, Paillacán Wiederhold, Quelín Kremmer, Rudolph Paulan, Rantul Gotchlich, Siegel Huenún, Schulz Treimún, Schürmann Licandeo, Spormann Lloncón, Talgol Wiederhlod, Tampe Colil, Yaitul Stormansan, Huaiquimilla Peters.

De ascendencia italiana, Huenchullanca Elematore, fran­cesa; Quilincheo Labbé y Soviet Canquil. De ascendencia in­glesa Quinchillao Armstrong, y de árabe a Acle Quintal. En las provincias de Valdivia y Raneo, a las familias (von) Johnn Conihual, Coliñir Kramm, Huechante Linzmayer, Lehnert Catril, Milanca Wiederhold, Naígual Rudolph, Niklitschek Huaquin, Reimann Huiquimán, Reihl Pilquimán, Tripailaf Heitzer.

De ascendencia francesa a Chatre Cheuquián y Chatre Raylaf; italiana Amaldo Nahuel. En la provincia de Llanquihue a Slimming Huenchuñir, Raimilla Ule, Loncón Praeschle, Klenner Marimán, Caico Schäfer, Naudam Tangol, Kortmann Catrilef y Niklitschek Quiñaàn. En la Región de Aysén a Ludwig Millalonco, Dalidet Llamunao (francés) y a Betoglia Huenchullán (italiano).

La ley vigente los considera indígenas, pero muchos de ellos no tienen los rasgos característicos por su condición de mestizos.

Incluso, podrían reclamar la nacionalidad alemana o ita­liana, si cumplen con los requisitos necesarios para ello.

Fuente: Diario Austral de Osorno (28.10.2011) [Requiere registrarse en «El Mercurio S.A.P.»]

Tamün srakisuam
¡Miawpe!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *