Ecoceanos: Denuncian que gobierno bloquea Ley Lafkenche en favor de empresas acuícolas

¡Miawpe!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0


Fotografía: Ecoceanos

La Subpesca, al mando del Subsecretario Pablo Galilea, no está informando a la Subsecretaría de Fuerzas Armadas acerca de las solicitudes de uso de espacios costeros por parte de las comunidades indígenas, y por lo tanto, éstas quedan como superpuestas a otras concesiones empresariales y pierden su prioridad. “Este hecho es absolutamente ilegal, pues el no informar provoca que se constituyan las concesiones acuícolas y marítimas, y luego, la Subpesca acusa a la comunidad de superposición, y con eso los hacen cargo de un error que es del gobierno”, denuncian dirigentes.

Chiloé, 08 de mayo de 2012. (Ecoceanos News)– Dirigentes indígenas denunciaron que la Subsecretaría de Pesca y otras autoridades regionales están bloqueando la tramitación de las solicitudes de las comunidades costeras Mapuche para acceder y hacer uso de los espacios costeros y marinos y que esta acción gubernamental desactiva la Ley Lafkenche en favor de tramitaciones de concesiones acuícolas de empresas salmoneras.

La demora en la gestión de estas solicitudes de las comunidades «impedirá trabajar a cientos de pescadores y algueros indígenas», afirman los denunciantes.

La Ley Lafkenche Nº 20.249, promulgada en febrero de 2008, creó la figura jurídica del espacio costero marino de los pueblos originarios (ECMPO), con el objetivo de reconocer y preservar el uso ancestral indígena de dichos lugares ya sea con fines económicos, laborales, religiosos o recreacionales, por parte de las comunidades indígenas.

Ariel LeonBacián, Presidente de la Corporación AymaraJach’aMarkaAru, y Francisco Vera Millaquén, werkén de la Comunidad Indígena Pepiukelen de Pargua, denuncian que “el gobierno en conjunto con empresas salmoneras y concesionarios marítimos encontraron la forma de desactivar la ley lafquenche, lo que impedirá trabajar a miles de pescadores y algueros indígenas”.

En tanto el Werken de las comunidades Mapuche-Williche de Queilén, en Chiloé, Jaime Velazquez, afirmó que “nosotros presentamos nuestra solicitud a la Subpesca en agosto de 2011 y en septiembre nos plantean la idea de poder reformular nuestra solicitud y nosotros aceptamos porque había una superposición con otra comunidad indígena que estaba solicitando este espacio de uso de borde costero. Entonces en noviembre le enviamos (a Subpesca) nuestra nueva propuesta con todos los datos solicitados, pero ocurre que ahora en marzo, nos informan que comenzaron a aparecer solicitudes de concesiones acuícolas en el espacio que nosotros estamos solicitando”.

“Entonces, en el contexto en que Intendentes han dicho que la Ley Lafkenche es algo que pone en riesgo el desarrollo del país, creemos que todo esto es una manipulación que se pretende hacer desde la Subsecretaría de Pesca y desde la Comisión de borde Costero”.

El vocero de las comunidades de Queilén denunció que “algo parecido también estaría ocurriendo en Quellón, en la cual las autoridades locales han priorizado la tramitación de concesiones acuícolas, antes que las solicitudes de las comunidades indígenas”.

Frente a esto el representante Williche de Chiloé llamó “a todas las comunidades indígenas a defender esta Ley. Podrán decir que esta Ley es débil y que le falta, pero creo que es importante que se fortalezca y eso es parte del trabajo de las comunidades indígenas y de los gobiernos locales. Por eso hago un llamado a las comunidades a la unidad para defender el borde costero, ya que con estamos dando la oportunidad para que nuestro pueblo Mapuche y toda la sociedad chilena pueda participar en la protección de la vida y de la alimentación”, dijo Velazquez.

LAS MANIOBRAS DE LA SUBPESCA

De acuerdo a Ariel León Bacián, la solicitud que hacen las comunidades se presenta en la Subsecretaría de Pesca, recibe informe de CONADI y la decisión final es de las Comisiones Regionales de Borde Costero, presididas por el Intendente respectivo. Pero es del caso que la Subsecretaría debe informar a la Subsecretaría de Fuerzas Armadas, para que esta paralice la tramitación de las concesiones de acuicultura y concesiones marítimas, pues de lo contrario, las solicitudes de la ley lafkenche quedan en segundo orden de prioridad y Subpesca solicita que se reduzcan a nada.

“Si la comunidad no reduce su solicitud dejando intactas las concesiones marítimas o de acuicultura, entonces la solicitud de la comunidad queda en nada,  como si nunca se hubiera presentado”, precisó Francisco Vera Millaquén.

León Bacián afirmó que “a través del caso de la comunidad Indígena Montañas de Apeche, de Queilen, Chiloé, pudimos descubrir que Subpesca, al mando del Subsecretario Pablo Galilea, no está informando a la Subsecretaría de  Fuerzas Armadas acerca de las solicitudes indígenas, y por lo tanto, estas quedan como superpuestas a otras concesiones y pierden su prioridad. Este hecho es absolutamente ilegal, pues el no informar provoca que se constituyan las concesiones acuícolas y marítimas, y luego, la Subpesca acusa a la comunidad de superposición, y con eso los hacen cargo de un error que es de ellos, no de los indígenas. La comunidad Apeche corre el peligro de que si no reduce su solicitud, esta se declarará abandonada, todo por culpa de Subpesca”

Para Vera Millaquén, quien también es miembro pleno de la Comisión Regional de Uso de Borde Costero de la Región de Los Lagos, “esta es la más brutal violación de nuestros derechos como indígenas, pues las solicitudes ECMPO se basan en la no discriminación, pues antes se nos obligaba a disfrazarnos de pescadores artesanales. Pero también se nos vulnera el derecho de propiedad de los pueblos indígenas a su territorio ancestral, toda vez que la ley nos reconoce el uso ancestral, que para el derecho internacional es fundamento de la propiedad por título nativo”.

Para Ariel León Bacián, “aquí se vulneran además los derechos a la libertad de culto, el derecho a la enseñanza, y el derecho a realizar libremente actividades económicas, todos garantizados por la Constitución. La comunidad Apeche, como muchas otras, ya no podrá ejercer libremente sus ngillatunes, sus proyectos de educación intercultural que tenía planeados en el lugar, ni sus iniciativas turísticas, de pesca y de recolección de algas. Esto es un etnocidio programado y de responsabilidad del Subsecretario de Pesca Pablo Galilea”

Ariel León cree que “Esta ley ya había sido criticada por muchas organizaciones indígenas pues no era retroactiva, es decir, las ECMPO no desactivaban las concesiones de acuicultura o marítimas ya constituidas. Ahora tampoco valen para el futuro, es como si no existiera la ley, pues Subpesca ha tomado como política de Estado no informar a la Subsecretaría de Marina, y por otro lado, el Ministerio de Defensa, vía Subsecretaría de Fuerzas Armadas se hace el ciego”.

En tanto Vera Millaquén, señala que “el Ministerio de Defensa no puede hacerse el desentendido de esto. El estado es uno solo, y esta es una corresponsabilidad. El Ministro Allamand fue el principal opositor a la ley lafkenche, fue el que puso más obstáculos, más requisitos, estaba realmente en contra de la ley, por lo que imaginamos que le acomoda mucho esta situación. El Presidente de la república debe dar una explicación.”

Fuente: Ecoceanos (08.05.2012)

Tamün srakisuam
¡Miawpe!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *