Diario Austral: Los tiempos en que mandaba el cacique José Neipán

¡Miawpe!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0


Fotografía: Al centro el cacique José del Tránsito Neipán Collipay con el bastón de mando, ataviado con un collar de su dignidad y junto a la comitiva que lo acompañó a la intendencia de Osorno | Rosmarie Thomsen Binder

El líder del cacicado de San Juan de La Costa entre 1929 y 1964 realizó una serie de gestiones en favor de su pueblo, incluso se entrevistó con el Presidente Jorge Alessandri para exponerle los problemas que afectaban al territorio. Es recordado con respeto por la gran capacidad que tuvo para conducir a su pueblo.

Tras la grandilocuencia con que las autoridades del país celebraron los 200 años de historia oficial de la República y en algunos de los aniversarios de Osorno y otras ciudades, se esconde también una galería de memo­rias no lo suficientemente conocidas y asociadas a sectores sociales en general olvidados. Son pasajes de nuestra historia que están fuera del calendario formal de las efemérides, pero que alimentan el imaginario nacional.

Historias traslapadas y que se fueron escribiendo de forma torcida, entre ellas el relato central y tradición del pueblo huilliche en la zona, sobre todo lo que so asocia a la evolución y el desarrollo de los cacicados en el distrito de San Juan de la Costa.

Saber cómo funcionaban es indispensable todavía para comprender la dinámica de los pueblos originarios, tanto del pasado como del presente. En especial para comprender las tensiones, compromisos entre los cacicados y sus diferentes posturas frente a problemas que surgían.

Es en ese ámbito, que la Junta General de Caciques aún tiende a lograr la unidad y a ir superando los conflictos que se arrastraban desde tiempos inmemoriales.

EL NUEVO CACIQUE

El cacique José del Tránsito Neipán Collipay asumió en el cacicazgo de San Juan de la Costa en 1929, elegido por su pueblo en una asamblea y tras el deceso de su predecesor, el cacique Félix Coliao Collipay. Una de las particularidades de Neipán fue que no dominaba el idioma castellano y se hacia acompañar por un intérprete.

Así, entre las mayores preocupaciones que tuvieron que afrontar los jefes huilliches en décadas pasadas y hacerlas presentes a la autoridad para buscar una solución, para 1958 ya estaba la propuesta de que la lengua mapuche se enseña­ra en las escuelas primarias de Chile y se asumiera como un segundo idioma nacional.

También era común que las autoridades huilliches frente a la presencia de enfermeda­des solicitaran a las autorida­des provinciales enviar Briga­das Sanitarias con el fin de ata­car y controlar los casos de ti­fus exantemático, sarampión, los ataques de pediculosis o los de viruela que eran muy co­munes en la costa.

Otra noticia, pero positiva para abril de 1958, fue cuando el Consejo de Caciques de La Costa acordó la creación de una biblioteca rural para dar comienzo a la alfabetización entre los pobladores de ese sector y fue con ese objetivo que solicitaron la cooperación de las autoridades de educa­ción.

La prensa local registra además la petición que hace el cacique Neipán para que se cree el Juzgado de Indios, una instancia que solicitaba para resolver las rencillas y litigios entre las comunidades.

El reconocimiento de los antiguos Títulos de Comisario del siglo XIX y los títulos de merced sobre tierras indígenas fueron también preocupación permanente del cacique.

En los años treinta, entre las gestiones de Neipán figuró la búsqueda de conciliación con las autoridades en tomo a las nuevas leyes de Propiedad Austral.

En diciembre de 1955 alar­mó la prolongada sequía que se tradujo en éxodo de anima­les y en mermas que afectaron la pequeña producción de tri­go, pastos y otros productos de chacarería.

Fue en agosto de 1959 cuando Neipán junto Teófilo Maquehue, ambos dignatarios de la comunidad de San Juan de la Costa, viajaron a la capital con sus respectivas credencia­les para entrevistarse con el Presidente Jorge Alessandri, a fin de exponerle los problemas que aquejaban al territorio que representaron.

En sus 35 años de mandato fueron muchos y variadas las preocupaciones que Neipán debió gestionar en favor de su pueblo.

En la imagen del invierno de 1946, Neipán en las afueras de la Intendencia Provincial, luego de entrevistarse con el intendente Arnoldo Keim.

En ella, podemos observar al centro al cacique José del Tránsito Neipán Collipay con el bastón de mando, ataviado con el collar de su dignidad, junto a su comitiva compuesta de capitanejos, guilmenes, mocetones; y de abrigo, con gafas oscuras, el intérprete en una actitud de fuerte carácter.

Un grupo de transeúntes observa con mucha curiosidad la inusual escena en las calles de Osorno.

Hoy son otros los referen­tes que preocupan a los caci­ques y otras las premuras que deben ser escuchadas, atendi­das y solucionadas por las au­toridades competentes.

El cacique José Neipán fa­lleció en octubre de 1964 y se le recuerda con mucho respeto ya que demostró en el desem­peño de su mandato capacidad para conducir a su pueblo. Fue sucedido en el cargo por Mateo Panguil Loncochino que en noviembre del mismo año fue re­conocido por la autoridad má­xima de la provincia.

  • 35 años se extendió el mandato de José del Tránsito Neipán, quien fue elegido por una asamblea de su pueblo tras la muerte de Félix Coliao Collipay.
  • 1958 El Consejo de Caciques acordó abrir una biblioteca para alfabetizar a su comunidad; además se solicitó un Juzgado de Indios.

Fuente: Diario Austral de Osorno (24.06.2012)

Tamün srakisuam
¡Miawpe!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *