En recuerdo del Apo Ülmen y Lonko, don José Santos Lincoman a 28 años de su muerte

¡Miawpe!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0


Fotografía: Millalikan

Siempre es necesario recordar a aquellos peñilamüen que con su ejemplo nos invitan a no olvidar la herencia de nuestros antepasados y nos inspiran a seguir luchando, en los nuevos escenarios en que vivimos, para recuperar la dignidad que como Pueblo y Nación hemos perdido.

Uno de estos peñi, es el fallecido Apo ÜlmenLonko José Santos Lincomán Inaicheo, del fütalmapu Mapuche Füta Wapi Chilwe, quien partió a la tierra donde viven nuestros Kuifikemongen em, un 7 de julio de 1984.

Recordamos a José Santos Lincomán como un incansable defensor de los derechos de nuestro Pueblo, no importándole tener que llegar a la cárcel por su lucha, y como un gran poeta que con sus versos, hoy más que ayer, nos da newen para levantar el espíritu.


Imagen: Fütawillimapu

En la edición número 7 del extinto boletín “Mari Mari Peñi”, de septiembre de 1984, nuestros peñi del territorio Künko y Chausrakawün escribieron el siguiente artículo:

“En este número del “Mari Mari Peñi” hablaremos de un desaparecido jefe del Pueblo Huilliche. Nos referimos a don José Santos Segundo Lincomán Inaicheo (Q.E.P.D.).

Don José Santos, nació el 25 de noviembre de 1910, en Compu – Chiloé. Sus padres fueron: José Santos Lincomán Loncuante y doña María Zoila Inaicheo Teca, nacidos ambos en Compu.

Vivió en su juventud aprendiendo de su raza, de su pueblo, de su gente y de su tierra que tanto amó. Como hombre de isla fue: pescador, lobero, marisquero, cholguero, navegante. Recorriendo islas e islotes, que le dieran sabiduría y conciencia; que le permitieran ser un poeta de su pueblo. Más tarde, contrae matrimonio con doña Alicia del Carmen Inacheo Inacheo, de cuyo matrimonio nacen seis hijos.

Asume el mando como cacique, en el año 1937, un 21 de julio. Cargo que fue muy pesado para este Jefe Mapuche, debido a la situación por la lucha en defensa de sus tierras. Pero a pesar de todos esos problemas y de diferentes detenciones que por esta causa sufrió, siempre tuvo su frente en alto y nunca decayó por nada.

Trabajaron con él en estas interminables luchas: Guillermo Cheuquemán Llancalahuén, Benedicto Cheuquemán Millán, Santiago Millán Millán, Ricardo Lincomán Inaicheo, entre los primeros; luego siguieron junto a él: José Nauto Nauto, Juan Bautista Nauto Antipani, Juan Panichine Maripillán, Juan Francisco Panichine Chiguay y muchos otros más.

En 1980, se crea el Consejo General Huilliche de Chiloé, en el cual fue elegido Cacique Mayor de la Isla. El trabajo de este hombre no fue en vano y merece un lugar preferencial en la historia del Pueblo Huilliche y en especial de Chiloé.

Don José Santos S. Lincomán I., fallece a la edad de 74 años, el día 7 de julio cuando se pone el sol.

En la actualidad queda como Cacique Mayor, interino, su sobrino y secretario General del Consejo Huilliche de Chiloé, don Carlos Orlando Lincomán Lincomán.

Podemos decir, que este ha sido un hombre que luchó e impulsó a sus comunidades a la participación, a hacer respetar lo que es nuestro, a luchar por la justicia y la libertad, como en muchos de sus discursos dijo.”

“Mari Mari Peñi Nº7”, septiembre de 1984. FREDER – Monku Küsobkien

A continuación presentamos parte de una entrevista realizada a don José Santos el 19 de julio de 1983 para el antiguo programa Mapuche Williche «Nuestras Raíces»:

Entrevista al Apo Ülmen José Santos Lincoman

Para terminar con este pequeño homenaje a José Santos S. Lincomán Inaicheo, nada mejor que un poco de su poesía:

Saludo a mi pueblo querido,
saludo a la tierra mía,
tierra que sin alegría
sólo cultiva el dolor,
sólo esperando el albor
que llegará algún día,
llegará esa tierra mía
con su montaña en flor.
Con toque de kultrun;
al grito de la trutruka
dejaremos triste ruca
sumida en el dolor.
Levanta hermano querido
de tu soñar de esperanza
que en nuestra tierra hay esperanza
que vendrá nuestra alegría,
como viene el alba y el día,
ese rubio y gran señor
sobre la cordillera fría
tienda su rayo el sol.
No queremos tiranía,
ni menos opresión,
queremos una nación
libre su soberanía,
que viva la tierra mía
y el pueblo trabajador,
abajo los traidores
que venden a mi nación.

José Santos Lincoman, tami srakisuam newentu mongelekai…

Tamün srakisuam
¡Miawpe!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *