A 30 años del Cacicado de Antonio Alcafuz Canquil, en el territorio de Külakawin y de Apoülmen de la Fütawillimapu (II Parte)

¡Miawpe!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0


Foto archivo: Bernardo Antriao C.

En la populosa calle Chillan al llegar a la esquina norte con Avenida República en Rahue Bajo, en la ciudad de Osorno, se ubica la sencilla pero importante Oficina del Cacicado de la Futawillimapu, asignado con el numero 358, donde atiende don Antonio Alcafuz Canquil, a la que han llegado cientos o quizá ya miles de hermanos y hermanas de nuestro pueblo, en busca de una orientación, de un acompañamiento, de la redacción de un documento, por la firma de una carta de apoyo o simplemente a conversar con el Apoülmen. También han llegado estudiantes, profesores, investigadores, periodistas a entrevistar al lonko como le conocen.

En este lugar está desde el año 2010, antes lo hizo en calle Antofagasta a lo menos por tres años, como espacio de atención a todas aquellas inquietudes, problemas y demandas que hacen dirigentes de comunidades o forma individual comuneros provenientes de todos los sectores del Futawillimapu, para que sean canalizadas por el Apoülmen ante las autoridades, oficinas gubernamentales u oficiar como juez ante situaciones y/o conflictos entre comuneros, si ello lo amerita y si se dan las posibilidades.

En la Oficina de Chillan al llegar se toca la puerta, y don Antonio abre con la amabilidad de siempre, confiando en que todos los que llegan necesitan conversar con él en búsqueda de alguna solución o un tramite a realizar.

Primero los saludos y luego degustar de unas deliciosas empanadas, solicito el permiso para conversar algo de su historia como Antonio Alcafuz, como Cacique de Quilahuin y como Apoülmen de la Futawillimapu.

Futawillimapu: ¿Cuáles son principales hechos que se le vienen a la memoria y lo marcan en su gestión como Cacique de Quilacahuin, desde 1983 en adelante?

Alcafuz: Bueno desde el momento que yo me recibo el 19 de junio de 1983, no puedo olvidar que fue un primer pensamiento que no sabía porque a mí me habían ido a invitar para que yo recibiera este mando de Cacique del cacicado del territorio de Quilacahuin. Porque pensando en mi sentido nunca había estado, digamos, en reuniones de cacicado. Por la razón que no salía de mi casa acompañando a mis dos ancianas abuelitas, y una era bisabuelita. Entonces yo salía poco y eso me sorprendió y ahora todavía pienso porqué o quien sería que inicio, la verdad, para que a mi me buscaran para ser el Apoülmen del territorio de Quilacahuin.

Y después una vez recibido, en Puninque recibí el mando, y lo otro que no me puedo olvidar es el haber llegado en diciembre a Misión de Rahue, un dio 6 y 7 que tuvimos una reunión ahí que ya correspondía y se habla ya de la Junta General de Caciques.

Entonces ese fue mi primer paso y sorpresa de que yo también entraba en una organización que era muy alta de jerarquía. Entonces ese día 6 y 7 estuvimos reunidos y se tomaron acuerdo, y de la cual yo no hablaba porque no sabía. Entonces solo escuchaba y quedaba memorizando de cuál era el camino que yo iba a tomar para poder seguir a los demás apoulmenes que tenía más antigüedad.

Para el Cacique Alcafuz, cada una de estas reuniones fueron grandes sorpresas para él, y además de las cuales no se sentía preparado. Entendía que no tenía la trayectoria de los demás Caciques. Por otra parte, la organización cacical había estado en receso por la situación que atravesaba el país en aquella época con la dictadura militar. Sin embargo en el proceso de reorganización de la Junta General de Caciques de la Futawillimapu, habrían más sorpresas para el recién nombrado Cacique de Quilacahuin.

Alcafuz: Y la sorpresa es que se nombraron Consejos. Estos antes no habían en la Junta General de Caciques. Se formaron los Consejos de Osorno, un Consejo en Valdivia y otro en Chiloé. Ahora en el Consejo de Osorno, ahí tome el mando de Cacique Mayor de este Consejo Provincial de Osorno. Pero en un día recibí dos cargos el de Cacique Mayor Provincial y una vez que eligieron sus consejos y sus caciques mayores, como en Chiloé a Don Carlos Lincoman y en el Consejo de la Provincia de Valdivia eligieron a Don Juan Ñancumil, el era de Isla Huapi de Lago Ranco.

Ahora cuando quedaron los tres consejos listos para ejercer la labor, el trabajo de la Junta General de Caciques, surgió la idea de los otros consejos de que haya un Cacique Mayor, no se tenia muy claro si se llamaba Cacique Mayor o Cacique General, para que representara a los demás cacicados y tenga contacto con las autoridades  de gobierno nacional hasta llegar a las autoridades de las comunas.

Entonces este seria un Cacique Mayor Regional, que correspondería a Valdivia, Osorno y Chiloé, es lo que se habló esa vez. Y aquí vuelvo a tener la sorpresa que me eligen a mi. Un fiscal sugiere       que le parecía bien que el Cacique Mayor Regional fuera Antonio Alcafuz Canquil, y toda la asamblea que estaba reunida ahí optaron para que yo fuera.

Se podría decir que todo esas funciones, don Antonio las recibe en un promedio de tiempo de 6 meses, por tal razón habla de que fue de sorpresa en sorpresa, siendo él una persona relativamente joven en esos años frente a los demás apoulmen que tenían toda una historia vida y mucho kimun y srakisuam, como don Juan Ñancumil Cacique de Isla Huapi – Valdivia, don Reinaldo Huisca Quidel, Cacique de Rahue – Cuinco, o don Santos Lincoman de Compu Chiloé. Fue entonces nombrado como Cacique Mayor Regional en una junta de caciques los días 6 y 7 de diciembre de 1983, en el Chaurakawin, ciudad de Osorno.

Futawillimapu: Para don Antonio ya en su cargo de Cacique Mayor, le corresponde viajar, algo que también para el fue una grata sorpresa de conocer otras tierras como la Isla Grande de Chiloé, y participar de ceremonias de investiduras de nuevos caciques.

Alcafuz: Lo otro que fue importante para mi al haber salido, como primer paso, hacia la Isla Grande Chiloé, donde se eligieron dos nuevos caciques, en la ceremonia para elegir a don Estanislao Chiguay Raimapu de Yaldad y don Baudilio Neun Rail de Huequetrumao. Eso me impresionó por haber dado un paso fuera de Osorno, desde Huacahuincul ir a Chiloé. Además pude conocer a los caciques don Santos Lincoman y don Pedro Huenteo, que venían trabajando desde muchos años y tenían su edad y estaban como jefes en Chiloé.


Foto archivo: Bernardo Antriao C.

Futawillimapu: Pero muchos de esos recuerdos, viajes, de ciertos pasajes y detalles de esos momentos, van quedando olvidados, otros recordados como si fuera ayer, muchos quedaron escritos en actas y documentos, otros solo en la memoria. Así por ejemplo, en el 1986, el 31 de agosto al 7 de septiembre, le correspondió viajar a la ciudad de Cosquin en Argentina, y en ese mismo año viajó al Perú invitado por Consejo Indio Sudamericano CISA, para reunirse con hermanos aymaras y quechuas de Perú, además de recorrer importantes sitios culturales y arqueológicos como las Alturas de Machu-Pichu.

Alcafuz: Bueno lo otro después, lo importante es que en la Oficina aquí en Osorno trabajamos casi todas las semanas por razones que el problema estaba muy fuerte en San Juan de la Costa, también acá por Rio Negro, por Purranque, que era la tenencia de la tierra. Nos tocó fuertemente defender el fundo Aleucapi, que tenía tomado Rodolfo Blanco Werner, de Aleucapi hacia el mar. Ahora en ese tiempo yo sentía el dolor de la gente que llegaba a la oficina, y hablaban conmigo pidiendo que por favor les ayudara o cómo hacerlo para hacer defensa y poder rescatar esta tierra al sr. Rodolfo Werner. Como nosotros éramos un equipo que teníamos que hacer y teníamos contacto con las autoridades pudimos averiguar, buscar los antecedentes de las escrituras de comisaria. Y este señor no sabíamos si estaba en deuda en la Tesorería o no, por lo que fui averiguar fue que había pagado solamente lo que correspondía al Aleucapi, y de lo otro no había pagado un solo peso, por todo esos años que estaba manejando ese fundo y no dejaba trabajar a la gente tranquilamente.

Bueno nosotros hicimos los trámites, hicimos las averiguaciones todo eso y logramos parar eso junto Bienes Nacionales y hacer ese arreglo con la comunidad.

Luego seguimos trabajando con la Escritura de Comisario de Pucatrihue que estaba a nombre de Sofia Hott, pero los comuneros estaban ahí porque las escrituras eran de Antonio Punol y otros, esa también tratamos de defenderla hasta que se logró solucionar.

Futawillimapu: Esos son algunos recuerdos que están en la memoria del Apoulmen Alcafuz, con relación a la defensa de la tierra en el Futawillimapu. Pero hay otros temas que también fueron parte del quehacer de don Antonio como Cacique Mayor.

Alcafuz: Ahora por la educación, tenia entendido que iba a ser un Apoulmen para defender las tierras, pero cuando estábamos en la Junta General de Caciques, también tuvimos que trabajar porla educación, por el idioma tse sugun, defender también el idioma. También aparece que tenemos que defender la salud, la atención en el hospital y defender nuestros médicos que están el campo sea hombre o mujer, los que dan remedios de hierba y los componedores de huesos. Ese trabajo nos llevó largo tiempo el idioma y la salud y los viajes a Santiago.

Bueno el logro que hemos tenido en salud, después de varios años en reuniones con el Servicio de Salud, y con el idioma todavía estamos luchando, pero ya es oficial por un decreto del Ministerio de Educación (como enseñanza en los Colegios).

Futawillimapu: Otro de los grandes logros que puede destacar el Apoulmen, es cuando tuvieron que de manera urgente viajar a Santiago para poder parar los remates de predios de familias williche que estaban afectados por el no pago de contribuciones de bienes raíces.

Alcafuz: Lo que me queda todavía muy presente en la memoria, es cuando fuimos a la Tesorería General de la Republica, eso fue cuando vinieron los remates (por el cobro de contribuciones), eso fue como el año 85, 86. Entonces a mi me queda claro como Apoulmen, que en la Tesorería General de la Republica y en el Ministerio de Agricultura pudimos encontrar la verdad, digamos, porque se estaban rematando las tierras acá en Osorno, por razones que solamente acá en la provincia de Osorno, y allá en Santiago no se sabía nada de esto, absolutamente nada de nada. Por eso nosotros trajimos la respuesta de la abogada de la Tesorería General de la Republica de que se levante inmediatamente todos los remates en el Primer Juzgado, el Segundo y en el Tercer Juzgado, que no quede ningún Remate. Entonces eso me queda en la memoria que no se borra y no se me va a borrar nunca….

Por ahí de repente escucho que hay remate por otras cosas, viene al recuerdo de aquella vez que nos iban a rematar las tierras, tanto de Osorno. Valdivia y también Chiloé.

Y lo otro importante para mí y que me queda como parte de la historia, que también lo veo como dificultad, como me tocó ir a la argentina, porque allá los mapuches están pasando lo mismo que estamos viviendo nosotros, como pasa acá en Los Lagos. La tierra siempre es arrebatada por orden de contribuciones o que llegan empresas extranjeras a levantarse como dueños de los terrenos haciendo compromisos con el Estado y se instalan, y debido a eso no toman en cuenta a los están viviendo en ese  lugar, no respetando ni documentación, ni derechos, ni las personas son respetadas tampoco. Entonces me tocó un viaje a la Argentina, eso fue en 1985, me parece si no estoy equivocado.

Futawillimapu: Cacique Alcafuz, usted describe logros y dificultades en su quehacer en estos 30 años, ahora como persona en este cargo que otras dificultades ha tenido que enfrentar para ejercer?

Alcafuz: Yo como persona he tenido dificultades, quizás con mi propio pueblo mapuche. Me piden que como Autoridad, también tenía que hacer de Juez. Y cuando ellos se contradicen, y cuando no tiene el derecho la persona y no es defendido (uno de los litigantes), ese se enfrenta conmigo. Entonces declara de que no tengo validez y que no sirvo para nada.

Ahora la otra dificultad es que no manejamos plata para ayudar a las comunidades, esa es la dificultad mas grande y todavía la tenemos en el hombro y no la vamos a sacar nunca parece, me voy a morir y  no voy a tener eso de poder tener dinero. Porque mas de algunas vez anduvimos pagando con la gente a los abogados y tramites que había que hacer en Bienes Nacionales con CONAF  también, donde tuvimos una dificultad muy grande, eso lo viví yo porque era el primero que llegaba con los solicitantes a reclamar los derechos de ellos.

Y eso nos lleva a pensar que a esta altura de los años, con la vida que llevo yo, y con lo que nuestros anteriores caciques como don Reinaldo Huisca y otros que ya están muertos, ellos vinieron sufriendo todas esas dificultades, y yo llegue también y sigo viviendo, entonces el problema es que la gente mapuche o no lo mapuche no lo reconozcan a uno como autoridad mapuche. Y las autoridades de gobierno también hemos tenido dificultad porque el desconocimiento de repente es grande y en palabras o no dicen que no tenemos validez.

Ahora si uno piensa entre toda trayectoria de la Junta General de Caciques, y que se habla del reconocimiento en la Carta Fundamental del Estado Chileno, deberíamos estar registrado, considerado para que tengamos reconocimiento como tal. Pero si solo pienso que estamos aquí y viviendo en nuestra tierra y nunca hemos venido de otro lado de otros país, porqué nos niegan el valor, porqué nos niegan la verdad porque somos los verdaderos mapuche dueños de la tierra que estamos aquí, y como dicen que esto es Chile, nosotros seriamos los verdaderos chilenos y no otros porque solamente dictó la ley y el gobierno mismo hizo la documentación, y hoy dicen bueno “somos todos chilenos”.

Futawillimapu: Apoulmen, hoy día usted tiene algunos temores frente a lo que se está desarrollando en este proceso de vida, en lo social en lo cultural, también en lo mapuche, que temores le cruzan, cuál es su reflexión?

Alcafuz: El temor como autoridad podría ser sobre estas empresas que entrando acá, que vienen del extranjero, y que a nuestro pueblo lo están pisoteando, nuevamente otra vez como antiguamente, cada vez lo digo, como pisotearon nuestro idioma tse sugun, nos impusieron el español, y que no nos permitieron después que nosotros pudiéramos hablar, y lo mismo está pasando ahora con la tierra, vienen empresas grandes, como éstas para sacar luz eléctrica y otras de minería. Entonces es un temor que debo decir que van a sufrir las personas porque no se le está respetando sus títulos de dominio, ni siquiera como personas que viven ahí por siempre. Entonces no sabemos si esos papeles le van servir después, porque mañana un día le van a decir ya no eres dueño porque (la empresa va a decir) yo compre todo. Al mapuche no lo van a respetar como dueño de tierra.

Con la salud también tengo temor, porque a veces no son reconocidos los médicos que tenemos. Siempre se declara que no tienen validez los remedios de hierba. Si claro que dicen que esa hierba es buena cualquiera sea el nombre, pero como lo prepara un médico nuestro, no se le da el valor. Con todo ese rechazo la medicina se ejerce con temor o escondido, y tengo ese temor que si mañana pasado, si se sigue presionando la gente no puede seguir aprendiendo, entonces se van a terminar los médicos. Pienso yo que un día que puede ser así, y si no hay temor y se hace valorar y hacer su trabajo nomas, yo creo que va a seguir la medicina igual, pero la presión es muy fuerte y eso hace bajar el espíritu de la persona que quiere ejercer esa labor.

Futawillimapu: Ahora con respecto a estas dos generaciones de liderazgos que coexisten en el mundo mapuche, particularmente en la williche. Por un lado está el liderazgo histórico  tradicional de los cacicados, y actualmente tenemos otro que está representado por dirigentes jóvenes, con sus organizaciones sus representaciones y/o agrupaciones, con sus actividades, ¿cuál es su opinión con relación a ello?

Alcafuz: Bueno ese temor lo pude ver hace mucho tiempo, cuando nace la ley 19.253. Aquí se cambian las ideas para trabajar. Porque la ley vino a dividir la autoridad del cacique, como organización y como pensamiento, que deberíamos tener muy fuerte, se dividió. Y todo eso nace porque la ley trae para las organizaciones la comunidad y la asociación con personalidad jurídica y esta ley lo pensaron muy bien los legisladores para que se terminen los apoulmen.

Si bien nuestros antepasados vivieron organizados en comunidad para convivir con la naturaleza, tenían que tener sus autoridades. Entonces con esta ley que vino nos vino a perjudicar a todos a romper con esa forma de ser con la naturaleza. Por aquí las organizaciones, sean comunidades y/o asociaciones, lo que hace el Estado es “dar ayuda”, pero tienen que tener la personalidad jurídica, y si no la tienen son olvidados para todo.

Así como el Cacique Antonio Alcafuz está sentado aquí, no puede hacer nada porque no tiene personalidad jurídica. Si tuviera personería jurídica, sería un “buen cacique”, pero en este minuto no es buen cacique, porque la personalidad jurídica no la tengo y no la voy a tener tampoco. Entonces ese es mi pensamiento.

Futawillimapu: ¿Usted piensa que los caciques van a traspasar más allá del tiempo, o ya no les queda mucho espacio ni lugar para mantenerse en la historia actual?

Alcafuz: Yo pienso que si ahora se elige un cacique joven y dice yo voy a seguir, como los que me antecedieron y no me cambio. Porque el intento del gobierno, del estado es que uno tenga personalidad jurídica, porque de alguna manera es conseguirlo, a mi ya me pasó, y así tendría que ser un cacique de gobierno, que depende del gobierno. Pero como uno escucha y a vuelo de pájaro y entiende que eso no sería válido. Entonces yo no quise hacerlo. Porque si es así el cacique es mandado por el gobierno, le tienen un sueldo y lo manejan a su manera.

Futawillimapu: Don Antonio al cumplir 30 años en esta responsabilidad, en esta función, donde ha pasado una serie de sucesos, acciones, trabajos, dificultades, logros y temores, como ser parte también de la Comisión Verdad Histórica y Nuevo Trato, el año 2001 al 2003, ¿Cuáles cree que son las tareas o desafíos pendientes?

Alcafuz: Yo pienso que tienen que seguir reafirmando lo que los antiguos caciques, recordemos que quinientos años, mil años atrás ya estaban los apoulmen y a esta altura todavía estamos (..) Yo creo que es valor de quienes fueron elegidos. El pueblo mapuche hace cien, doscientos años atrás fueron eligiendo personas que defendieran y que ayudaran a las comunidades, enseñándole a los más jóvenes. Así tendría que ser hoy, transmitirle a los más jóvenes a cada joven esa sería la misión. Así como en los colegios se va a enseñar el idioma, igual en la salud y otros tendrán que prepararse para que puedan ser los kimche, los médicos. Porque sin padre que practica el lawen tiene cuatro o cinco hijos y no queda ninguno en esta labor, se muere el médico y se termina la medicina mapuche, a no ser que haya un vecino que se interese, por su puesto los que nacen con un espíritu para este trabajo.

Yo pienso eso que nosotros tendríamos que seguir afirmando ésto, defendiendo la tierra, salvar las aguas, salvar toda la madre naturaleza, como decía don Reinaldo Huisca: mülien ta inkaya kishu kütral mapu nien ta fa, cheu ta mogien, o sea tenemos que seguir defendiendo por bien o mal, haciendo el trabajo de hablar y transmitiendo a la gente joven. Bueno y el que no colabora habrá que dejarlo que siga su camino, porque no lo podemos obligar.

Bueno a la memoria de don Reinaldo Huisca y de don Juan Ñancumil y otros, que decían: nosotros vamos a morir, pero el mapuche va a seguir viviendo, entonces que tienen hacer, es seguir defendiéndose sea hombre o mujer. Un paso más cada vez, y no solo defender la tierra sino todo lo que es la madre naturaleza, porque nosotros también tenemos que defender los árboles o las hierbas. Porque hoy habla gente y dice: que no le va quedando murta, por ejemplo. Pero que pasa que murta no va quedando, porque vino la plantación de eucalipto, la de pino, eso es como ir a botar un líquido encima de otros arbolitos y los quema todo. Entonces la murta no puede estar porque tiene ese espacio sano. Y creo que en cuantos años mas no vamos a conocer la murta. Y para que no pase eso no hay que plantar estos otros árboles. Esa es una de las tareas pendiente de la Junta General de Caciques.

Futawillimapu: Don Antonio agradeciéndole el momento que nos ha dado para esta conversación, le deseamos un küme wetripantu, en estos 30  años de cacique del Territorio de Quilacahuin y del Futawillimapu.

Mañum.


No olvide revisar la primera parte de este artículo <<< AQUÍ >>>

Tamün srakisuam
¡Miawpe!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Una respuesta a “A 30 años del Cacicado de Antonio Alcafuz Canquil, en el territorio de Külakawin y de Apoülmen de la Fütawillimapu (II Parte)”

  1. Buenas compañeros. Saludar y agradecer el trabajo que llevan haciendo con este proyecto de Futawillimapu.org, Mañun. Comentar que el acceso a la primera parte del nütram da error 404. Quizá se pueda repostiar? De antemano mañun ka Lemorya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *