Pichi Wesrken: Pequeños mensajeros mapuche williche llevan nuestra cultura ancestral al Pikunmapu

¡Miawpe!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0


Fotografía: Pichi Wesrken presentándose en Quilpué | Quilpué.cl

Niños y niñas mapuche williche del territorio de Külakawün (Quilacahuín), miembros de la agrupación musical Pichi Wesrken, dejaron su tierra, sus árboles, sus aguas, sus animales y su hermoso entorno natural para viajar al Pikunmapu. Su objetivo: presentar el arte williche, difundir la cultura inmemorial de la Fütawillimapu y derribar los estereotipos negativos del Pueblo Mapuche creados por los medios de comunicación.

El día sábado 17 de agosto el diario El Austral de Osorno publicó un artículo en el cual se anunciaba el viaje de la agrupación musical Pichi Wesrken (Pequeños mensajeros) de Quilacahuín, San Pablo, a la zona central de Chile. La publicación hacía énfasis en la percepción y valoración positiva de la propia cultura por parte de los y las pichikelu, así como su afán por demostrar que los estereotipos violentos aparecidos en los medios de comunicación no son aplicables al Pueblo Mapuche en su generalidad.

Posteriormente, el 21 de agosto y el 23 de agosto, medios escritos de la zona central señalaban:


Niños de comunidad Mapuche-huilliche realizaron presentación artística en la Plaza de Quilpué

Con cánticos y bailes originarios, más de 20 alumnos del Colegio Forestal “Quilacahuín” de Osorno –acompañados de sus padres- realizaron una muestra artístico-cultural en el frontis de la Municipalidad.


Fotografía: Pichi Wesrken presentándose en Quilpué | Quilpué.cl

En el marco de una gira de difusión artística, un grupo de estudiantes –junto a sus padres-  del Colegio Forestal “Quilacahuín” de Osorno, llegaron hasta la Plaza de Quilpué, para dar a conocer bailes y cantos originarios.

Fueron cerca de 25 niños de origen Mapuche-huilliche, quienes a través de discursos y música, realizaron un llamado a respetar a los pueblos indígenas y su cultura. La presentación –organizada por la Municipalidad de Quilpué y el CNCA-, convocó a transeúntes y vecinos del sector, quienes disfrutaron de  esta exhibición.

El profesor y tallerista del Programa Acciona, Cristian Fuentes, se mostró contento por la invitación que les hizo el CNCA, “ya que siempre el objetivo es transmitir nuestras costumbres a otros jóvenes y a otros colegios, para que se instale la lengua indígena, porque en todos los colegios hay niños mapuche, y a veces falta el conocimiento o voluntad del sostenedor para enseñar la lengua autóctona, hay ciertos temores”.

En este sentido, Gladys Paillacar, encargada de la Oficina de Asuntos Indígenas del municipio y dirigente mapuche, hizo un llamado a los quilpueínos de origen mapuche-huilliche a participar de estas actividades. “Cada vez, tenemos que abrirnos a la comunidad, para que entiendan lo que es ser mapuche, cuesta muchísimo que comprendan, que la cultura es de todos. Te llenas de una alegría inmensa, al ver a niños que quieren rescatar las costumbres. Yo invito a los quilpueínos que también son indígenas a participar y unirse para que rescatemos nuestras raíces”.

Cabe destacar que, el Colegio Forestal “Quilacahuín” de Osorno, atiende a niños pertenecientes a la población mapuche-huilliche del sector, y trabaja directamente con la comunidad. Por ese motivo, formaron una agrupación denominada “Püchü Wersken”, y que tiene como objetivo mostrar parte de su cultura a lo largo del país.


Y el jueves 29 de agosto, el noticiero central del canal Chilevisión emitió un emotivo reportaje realizado en forma previa al viaje de Pichi Wesrken, en el que pudimos ver la sacrificada vida de estos pichikelu y su práctica diaria de nuestra cultura. A continuación compartimos dicho reportaje.


{mp4remote}http://videos.chilevision.cl/chv/2013/09/4321.mp4|500|375{/mp4remote}

«A remo cruzan el río, caminan kilómetros y llegan al Alto donde está la escuela. Sueñan con el día en que no ser discriminados su origen y sus costumbres. Es el esfuerzo diario de los niños de Quilacahuín, 25 infantes de raza Huilliche que esperan refundar una civilización con su sangre indígena casi extinta. Los niños internados en la escuela Refugio de Quilacahuín, dicen que se les discrimina, que todo lo que se muestra de los indígenas es malo y que no creen que así sea. De domingo a viernes duermen en la escuela, que es el hogar de los que no pueden regresar a sus casas por el clima, y por el largo camino. Los niños que dicen con orgullo ser huilliches y su familia que lucha por la reivindicación de su raza en Quilacahuín.»


A través de este medio felicitamos a los y las pichikelu de Pichi Wesrken y les enviamos todo el newen para que sigan adelante con su hermosa y necesaria labor.

Fütawillimapu

Tamün srakisuam
¡Miawpe!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *