El palin williche, en la mapu de Pampa Alegre

¡Miawpe!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0


Fotografía: Equipo Palin de Fresia – Llanquihue | Fütawillimapu

Un encuentro con las habilidades y la destreza de los cultores del Palin, una vez más se hicieron presente en Pampa Alegre, en el antiguo territorio del Chausrakawün, el día 18 de enero de 2014.

El encuentro estaba dentro de las actividades tradicionales en la programación del Festival Regional del Folclore Campesino, que organiza FREDER y Radio La Voz de la Costa cada año desde 1968. Una actividad campesina y popular que partió en Misión de Rahue, luego se trasladó a la ciudad de Osorno hasta el presente, y ha quedado enraizada fuertemente al patrimonio cultural tangible e intangible de cada hombre y mujer de esta tierra williche.

Son momentos impagables para compartir, para conversar, para recordar y también para soñar, y que se expresan a través del canto, la poesía, las diversas manualidades y saberes de la gente de la tierra y de aquellos que un día salieron del campo a la ciudad y que no se han olvidado de sus raíces, al contrario con mayor fuerza y dignidad dan la lucha por mantener su identidad y reconquistar espacios en la discriminadora urbe.

Así como las expresiones de la poesía y el canto, también se exterioriza en este encuentro la capacidad física de hombres, mujeres y niños, a través de diversos juegos de competencia y destreza y la principal invitada que es la chueca o juego del palin.

Se alistaron cultores jugadores de palin de Trafunco Los Bados, El Rincón de Pucopio, de Fresia en la provincia de Llanquihue, Kusrüfwe,  Azkintue y el Equipo de la Tercera de Edad, estos tres últimos de la ciudad de Osorno. Todos ellos con un solo objetivo, entregar en la cancha sus habilidades, resistencia, velocidad y manejo del wiño, para ganarle al adversario, marcar la raya o punto, y luego celebrar en gritos con los wiño en alto.

Estos juegos no son competencias o campeonatos, es una manera de compartir entre cultores de distintos sectores, aunque igual prima el sentido lógico de ser vencedores del certamen, ya sea de unos y de otros de los equipos de jugadores y de las propias comunidades participantes.


Fotografía: Encuentro entre El Rincon de Pucopio y Equipo de Fresia | Fütawillimapu

El juego del palin (bola), ancestralmente se hacía por varios motivos, según el Profesor Carlos López von Vriessen, señala los siguientes:

1. Palin ritual, de naturaleza pacífica, acompañado de nguillatun o rogativa de la comunidad con fiesta (música, danzas, banquete y discursos), no competitivo, sin apuestas con participación de una o varias comunidades.

2. Palin guerrero, de preparación bélica al interior de una comunidad o con participación de varias, con nguillatun, sin fiesta ni apuestas, con participación de mujeres, juego de larga duración para adquirir destreza y resistencia para el combate.

3.Palin como medio para dilucidar rápidamente controversias, de carácter interno de la comunidad o entre varias, con nguillatun, empleo de recursos mágicos para obtener la victoria, sin fiesta, juego brusco.

4. Palin, como convocatoria del grupo étnico para discutir y llegar a acuerdos una vez terminado el partido o un juego de preparación o Palikatun.

5. Palin recreativo, interno en la comunidad, amistoso, frecuente, sin fiesta, con participación eventual de mujeres, llamado pequeño Palin o Pichipalin.

6. Palin deportivo, altamente competitivo, con empleo de jugadores profesionales, incluso de mujeres, apuestas de elevado monto, empleo de recursos mágicos, juego brusco, asistencia de mucho público heterogéneo.

7. Gran fiesta de Palin o Füchapalin, con participación de sólo dos comunidades, con nguillatun, música, danzas, banquete, discursos; juego amistoso en parejas de jugadores adversarios dentro de los equipos, con apuestas.

8. Palin de influencia foránea llamados Winkapalin, con participación de varias comunidades cada una con su equipo representativo y cada una trae su comida y bebida. El programa es semejante al füchapalin.

Además de éstos habría que agregar como información, que a fines del siglo IX hasta mediados del siglo XX, en los sectores costero de Osorno, se hacían los llamados torneos regionales, donde se apostaban grandes premios como una yunta de bueyes, caballos con aperos de plata, y en los torneos internos que se hacían en las comunidades, había premios menores, como corderos, platos, vasos, etc.

Y en los días domingo después de alguna ceremonia religiosa, o después de un funeral, como todos los hombres andaban con su wiño, se organizaban improvisadamente dos equipos, por un lado “los del sur” y por otro, los “del norte”, o también los “de arriba”, con los “de abajo”. Ambos equipos podían contar con una cantidad ilimitada de jugadores por ambos lados, lo importante era hacer pareja, tampoco había un paliwe o cancha delimitada. Se corría por caminos, pampas, vegas, por donde fuera, lo importante era que el equipo ganador debía llevar para su lado o a su comunidad a su contrincante.  Este juego o partido se le denominaba “guerrilla”, y los jugadores más débiles y cansados iban quedando en el camino y se regresaban a sus casas.

Nuestras felicitaciones y deseos de mucho newen positivo para todos los cultores practicantes y seguidores del palin en el Futawillimapu.

Tamün srakisuam
¡Miawpe!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *