Refrescando la memoria: Deudas del gobierno de Sebastián Piñera con el territorio mapuche williche

¡Miawpe!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0


Fotografía: El presidente chileno Sebastián Piñera se negó a dialogar con las autoridades tradicionales y comunidades de la Fütawillimapu | Internet

De acuerdo a informaciones de la prensa local,  a las 16 hrs. de hoy, en la media luna de Río Negro, Sebastián Piñera realizará su cuenta pública regional a 13 días de terminar su gobierno, periodo en el cual se negó al diálogo con autoridades y comunidades mapuche williche para solucionar tempranamente conflictos que aumentarán su intensidad en el gobierno de «La Nueva Mayoría».

En el contexto de la visita a la zona del presidente Sebastián Piñera, el diario El Austral de Osorno realizó una superficial revisión de los compromisos del gobierno saliente en la edición de hoy (ver link). Sin embargo, nada aparece acerca de los constantes llamados al diálogo por parte de autoridades tradicionales y comunidades mapuche williche para resolver en forma temprana conflictos que ahora han pasado al gobierno de «La Nueva Mayoría», conglomerado -que más allá del cambio de nombre- tiene un negro historial respecto a solucionar los conflictos que el mismo Estado de Chile ha generado en territorio mapuche.

Nada aparece, por ejemplo, acerca de las dos cartas enviadas por los Apo Ülmen, dirigentes y las comunidades mapuche williche directamente afectadas por el conflicto por la defensa del agua empresas hidroeléctricas, solicitando audiencia con el presidente de Chile durante el año 2012, mediante sendas misivas canalizadas a través del gobernador de Osorno, Rodrigo Kauak, y mediante el ex intendente, Juan Sebastián Montes (ver link). Entonces nos preguntamos, ¿Dónde estuvo la voluntad de diálogo de la que tanto alardeaba el Presidente?

Son muchos los temas en los que el gobierno de Sebastián Piñera simplemente hizo oídos sordos, en particular con el territorio mapuche en el cual hoy pondrá sus pies. Recordemos algunos:

  • La fracasada «consulta indígena» en el marco de (1) la creación del reglamento de consulta que reemplazaría al impresentable decreto Nº 124 del gobierno de Michelle Bachelet y (2) la discusión de la también impresentable -y atentatoria de derechos- reforma constitucional de reconocimiento de los «pueblos indígernas» el año 2011.
  • Avalancha de solicitudes de derechos de agua con fines hidroeléctricos en territorio mapuche williche, poniendo en riesgo patrimonio espiritual, natural de nuestro pueblo y la no aplicación de la consulta por parte de la DGA (Dirección General de Aguas).
  • Creación de «reservas de agua indígena», cortina de humo que no implicó ni implicará una solución al rechazo a la entrega de nuestra agua a empresas interesadas en realizar jugosos negocios.
  • Tramitación de concesiones mineras en nuestro territorio y la no aplicación de la consulta por parte del Sernageomin (Servicio Nacional de Geología y Minería) y en los Juzgados en donde comienza la tramitación.
  • Mala ejecución presupuestaria en los procesos de devolución de tierras, lo que se tradujo en la toma de Conadi Osorno el año 2012 (ver link).
  • Aprobación de la construcción de la Central Hidroeléctrica Osorno por parte de la DGA, lo que trae consigo la inminente destrucción del espacio sagrado Kintuantü (Kintuante) a pesar de que la misma Conadi señaló que debe ser protegido.
  • Nula respuesta a las comunidades comunidades de Caleta Cóndor, Hueyelhue y Ñirehue, quienes en la actualidad son «ocupantes ilegales» de sus propias tierras, precisamente en la zona costera de la comuna de Río Negro.
  • Aprobación de la «Ley Longueira» (modificación a la Ley General de Pesca y Acuicultura).
  • Respaldo a la «Ley Monsanto», proyecto de ley que Regula derechos sobre obtenciones vegetales y deroga ley N° 19.342 (Boletín 6355-01), pese a oposición generalizada del Pueblo Mapuche.
  • No asignación de recursos  en el marco de la ejecución del Decreto Nº 280 que crea la Asignatura de Lengua Indígena, lo que a juicio de los Educadores Tradicionales, demuestra la escasa voluntad de proteger y difundir la lengua y cultura mapuche en las escuelas.
  • Encarcelamiento y persecución judicial de autoridades y dirigentes en el marco de proceso de recuperación y defensa territorial.
  • Creación y puesta en marcha en forma inconsulta del Decreto Supremo Nº 66 que regula la «consulta indígena» del artículo Nº6 del Convenio Nº 160 de la OIT y el Decreto Nº 40 que modifica el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental mutilando la consulta obligatoria y de buena fe contemplada en el mencionado Convenio Nº 169 de la OIT.
  • Nulo interés en proteger los espacios sagrados de los Pueblos Originarios.
  • Entrampamiento de la implementación de la Ley Lafkenche Nº 20.249.

Imposible olvidar también a los personeros locales que se dedicaron a entrabar las demandas de autoridades y comunidades: el gobernador de Osorno, Rodrigo Kauak, quien se empeñó que las demandas de las comunidades no pasarán al nivel central y en impulsar el inconsulto e inifeciente decreto de reservas de «agua indígena»; el Director Regional de la Dirección General de Aguas, Miloslav Gardilcic, quien se escudó en el Decreto Nº 124 para no cumplir su obligación de consultar a las comunidades y familias afectadas por la tramitación de solicitudes de derechos de agua; el diputado UDI Javier Hernández, quien a pesar de escuchar tres veces las demandas del territorio mapuche, defendió el avance energético a costa del bienestar de nuestras comunidades (ver link); y el ex intendente de la Región de Los Lagos, Juan Sebastián Montes, quien simplemente no quiso escuchar las demandas de las autoridades mapuche willliche.

¿Qué dirá hoy el Presidente de Chile a las comunidades mapuche williche de Río Negro? ¿Cuáles serán las explicaciones del gobierno saliente? ¿Seremos los mapuche siquiera nombrados en la cuenta pública de Sebastián Piñera?

Fütawillimapu
@Wesrkin

Tamün srakisuam
¡Miawpe!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *