Cosecha de Kinwa en Las Mellizas (La Unión): el reencuentro con la semilla ancestral

¡Miawpe!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0


Fotografía: Küme Iyael a base de Kinwa (shawe) | Srayün Nawel

Con la conformación del estado Chileno, las comunidades fueron separadas en comunas. Una de esas unidades administrativas se llama La Unión, dependiente de la Región de los Ríos, Provincia del Ranco. En ese territorio se ubica la comunidad de “Las Mellizas” donde asistimos a la celebración de la cosecha de Kinwa una semilla ancestral sembrada en 300 metros cuadrados sobre las tierras donde viven las Muchullas (familias) Kaman, Cheuquián, Huenulef, Paillan y Milanka lado Norte del Río Wenuleufu (Río Bueno).

Un cultivo rendidor

Hay un proceso anterior que hay que destacar de la semilla de Kinwa antes de ponerlas a preparar explicada en esta ocasión por Gabriela Zapata “la lavamos con agua caliente para que se le vaya lo amargo después se echa a cocer”enfatiza. Sorprendida por los usos descubiertos, Olivia Cheuquían agrega características bondadosas destacando su rendimiento y propiedades “la Kinwa es algo nuevo, cumple varios requisitos, hemos descubierto varias cosas, la vamos a empezar a usar, lo que usamos ahora lo sembramos en una parcela comunitaria, fueron 450 grs y hasta ahora llevamos cosechado mas de 100 kilos Es lo mas barato que se pueda hacer , lo sembramos con puro abono orgánico, eso es una economía, no estamos preocupados de echarle químico, no necesita abono artificial” testifica la Lamgien.


Fotografía: Preparaciones de kinwa realizadas por nuestras lamüen | Srayün Nawel

El conocimiento de la primera siembra resultó una experiencia enriquecedora donde además recibieron información valiosa de otra cultora, la Lamgien Juana Malle quien desde Colegual (Sur territorio Kunko) se presentó en el evento a compartir procesos de cuidados durante la siembra y preparación “yo estoy trabajando la kinwa desde el 2006, la siembro, la cosecho, la purifico…da 2 kilos por mata aproximadamente, crece hasta 2 metros, tiene que estar con una profundidad de 20 cm porque sino se cae porque la Kinwa no tiene mucha raíz…yo sembré 2 cucharadas el año pasado (2013) y coseché 50 kilos… yo hago comidas, cocketeles, postres, jugos, galletas, platos de fondo, diferentes preparación,  se usa crudita, cocida, tostada”, explicó.

Preparaciones múltiples

El trabajo realizado durante el año 2013 consistente en la siembra, cuidados y cosecha de la Qinwa o Quinoa, contó con la orientación técnica de profesionales de la consultora Alerce junto a los cuales se proyectaron reinsertar el cultivo sin utilizar químicos ni abonos sintéticos. Recordemos que la siembra se realizó en el predio del peñi Ernesto Renequeo “me dijeron que si podía sembrarse en este pedacito (indica el barbecho), aquí son 300 metros en total Hay que darse el tiempo de despastarlo en todo momento” dijo al agricultor que por su disposición la comunidad le reconoció su preocupación.


Fotografía: Cultivo de kinwa | Srayün Nawel

En Agosto de 2013 dejaron la semilla en la Ñuke Mapu (Madre Tierra), 4 meses después una abundante cosecha los encantó y los impulsó a pensar en sus múltiples usos a la hora de prepararla “este es un muday de Kinwa (nos muestra un vaso en la mano) con miel de abeja, lo sembramos y cosechamos y ahora la estamos aprendiendo a cocinar, hicimos pebre, Empanadas, Chimichurri” dice la Lamgien Gabriela Zapata antes de pasarnos un vaso para que lo tomáramos.

Reivindicaciones ancestrales

Es la juventud de las comunidad de Las Mellizas, Maswe y Pilpilkawün los que se han entusiasmado a usar la semilla en los cultivos locales revitalizando la recuperación de lo ancestral, reivindicaciones territoriales y el reencuentro con la cultura tal cual lo afirma el Weskin Eduardo Milanka “Gracias a este trabajo en conjunto hemos logrado recuperar la semilla y yo que soy ketranmapufe voy a seguir produciéndola”. A su vez indica: “nosotros desde varios años venimos trabajando con el logko Epuyao, tenemos nuestros Srewe(lugar puro) en un winkul (Cerro), hacemos we tripantü (cambio de ciclo), hacemos ceremonia, nguillatun, en las escuelas hemos ganado espacio implementando la lengua mapuche”.

La cosecha nos permitió disgustar de una serie de preparaciones que incentivó al resto de la comunidad a reproducir la semilla de Kinwa en el territorio para añadirlo a las elaboraciones diarias de comidas familiares.

Por Srayün Nawel


Más publicaciones de Srayün Nawel
Fütawillimapu: Mapunche – Williche del Lof Pilmaiken se toman municipio de Río Bueno
Fütawillimapu: Donación de órganos y tejidos: ley chilena y cosmovisión mapuche williche

Tamün srakisuam
¡Miawpe!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *