Cine de Pueblos Originarios en Los Junkos; un debate sobre la contingencia williche del territorio Kunko

¡Miawpe!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0


Fotografía: Muestra audiovisual en Los Juncos | Viviana Reyes Tranayao

Convocados por la organización Mapuche Mapu Kom Junko y el centro de padres de la ex escuela municipal, se desarrolló la muestra audiovisual en la comunidad de los Junkos. A partir de un documental que interpreta los efectos de la minería en Guatemala, los habitantes del sector analizaron la situación local referente a la tenencia de la tierra, las concesiones mineras y el funcionamiento de la escuela abandonada hace un año por la municipalidad de San Pablo.

La jornada comienza con la presentación del documental EL ORO O LA VIDA que relata las consecuencias de las explotaciones mineras en Guatemala, en el caso del territorio Kunko, es la firma DELIRIO S.A que ya ha concesionado el subsuelo del sector siendo la amenaza directa que en este momento la comunidad ya comienza a analizar para su defensa.

Ejercicio de la memoria

A continuación el Peñi Belarmino Colifef, reconocido dirigente del sector se explaya sobre la existencia del cementerio williche que estuvo a punto de ser privatizado por la iglesia católica con asiento en Külakawün (Quilacahuín) “habíamos sido denunciado a el servicio de salud por el entonces padre Ausencio, la idea de ellos era apoderarse del cementerio de la comunidad, hablamos con el Apu ulmen Antonio Alcafuz con quien iniciamos una etapa de recopilación de información y llegamos a CONADI, logramos que la institución declarara cementerio indígena y hoy pudimos rescatarlo de la privatización” expresa.


Fotografía: Muestra audiovisual en Los Juncos | Viviana Reyes Tranayao

Respecto a la tenencia de la tierra, la comunidad está plagada de forestales principalmente de pino y eucaliptus que han cambiado radicalmente el paisaje del histórico y ancestral lugar de Los Junkos, en esta materia, la comunidad pudo recibir y conocer la existencia de un título de comisario de 1846 sobre un territorio que contempla alrededor de mil hectáreas, el documento llegó a las manos del Logko Eric Vargas Quinchaman “por causa de un encuentro con una ñaña de Kalfüko (Calbuco) oriunda de esta localidad me llago a las manos un título de comisario con nombre Traipiado Cautri, este documento va a ser el inicio de un proceso de recuperación de las tierras que deben ser devueltas a nosotros los mapuches no solo por la vía del subsidio sino por relación histórica y ancestral” plantea Vargas Quinchaman.

Escuela Propia

Otra preocupación de la comunidad es el abandono de la escuela del sector que la municipalidad de San Pablo cerró el año 2014, la consecuencia de aquello es que los estudiantes tuvieran que recurrir a escuelas que están a más de 20 kilómetros de distancia “junto a la comunidad tuvimos que evitar que fuera desalojada y se llevaran los inmobiliarios en marzo de 2014, hoy nos juntamos todos los miércoles para, entre nosotros los padres y apoderados, desarrollemos actividades de educación de la escuela esperando poder abrirla por nuestra cuenta” manifiesta Maritza Alvarado Tranayao.


Fotografía: Muestra audiovisual en Los Juncos | Viviana Reyes Tranayao

Al final la comunidad analiza, las posibilidades de sostenerse en la relación ancestral de organización, para ellos señalaron que se tiene varios acontecimientos históricos “en el territorio estaba a la cabeza el Logko Pailapan, quien no fue parte de la firma del tratado de las canoas, pues se negó a ir mandando solos emisarios en Septiembre de 1793, además la comunidad se encuentra muy cerca del Ayllasrewe de Llankakura, la máxima expresión política del mapunche ancestral, donde se acordaba principalmente la guerra a partir de ceremonias propias de la nación williche. Recordemos que la jornada se realiza en el marco del XIII Festival de Cine Indígena FICWALLMAPU 2015.

Por Sragin Antü Nawel

Tamün srakisuam
¡Miawpe!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *